miércoles, 17 de noviembre de 2021

Escalada en Balneario de Panticosa. "El Libro de la Selva", 120 m, V-.

Últimamente dedico poco tiempo al blog, y la pereza para escribir nuevas entradas reconozco que no es poca. Pero cuando llevas a unos amigos a realizar una actividad, y la disfrutan tanto y su agradecimiento es tan tan grande...¡el tiempo y las ganas de escribir salen solas! Raúl y Lucía, ¿para cuándo la próxima?
Y ahora sí, la entrada de hoy:


Escalar vías de varios largos y subir metros y metros hacia arriba, para alcanzar una cima o un lugar difícilmente accesible, es, a mi juicio, el fin último de la escalada. 
Pero dar el salto de deportiva a clásica no siempre es sencillo, son muchas las variables que entran en juego (dificultad de la vía, exposición, facilidad para ubicar seguros flotantes, etc). En definitiva, que entramos en terreno de aventura.

Pero en el Balneario de Panticosa, la gente de Sendero Límite ha equipado un gran número de vías, de excelente calidad y de dificultad muy asequible; haciendo accesible el mundo del "multi-largo" a un gran número de cordadas. 

Estoy hablando de vías de entre 3 y 8 largos, en torno al V grado y literalmente "cosidas a chapas". El terreno ideal para ganar confianza, experiencia, moverse rápido con las cuerdas en las reuniones, etc., y posteriormente poder afrontar otros retos con mayor compromiso (autoprotección, etc.).

Por ello, el pasado verano repetí con Paula las vías "El Libro de la Selva" y "Viaje por el Muro". De la segunda ya publicamos una reseña aquí, pero de la primera no. Y la primera, de hecho, la repetimos un mes después con nuestros amigos Lucía y Raúl, que era su primera vez en varios largos.  

Reseña de la vía (las fotos se corresponden con 2 ascensiones diferentes):


Aproximación: Subimos por el GR-11 (que sale detrás de la Casa de Piedra) hacia el refugio de Bachimaña. En unos 25-30 minutos alcanzamos el Llano de Bozuelo (lugar que ya sólo con llegar hasta allí y sentarse a la sombra de un árbol a ver el paisaje ya merece la pena) y a mano izquierda ya vemos la pared. Continuamos por un pequeño sendero hasta que ya no queda más remedio que subir por la pedrera. 

Pared de Bozuelo

Horario de la vía: 2-2,5 h

Croquis de la vía



Largo 1, 25 m, IV: Largo lleno de agarres y agujeros, sin ninguna dificultad. Reunión muy cómoda en repisa. 


Inicio de la vía, marcado con una cinta. 


Paula al inicio de la vía
                                        

Largo 2, 30 m, V-: Se trata del mejor largo de la vía, sin duda. La salida es un pequeño techo, con muy buenas presas para pies y manos. Luego hay un tramo de medio adherencia, hasta que entramos en un diedro tumbado. Es un largo para disfrutar. Siempre hay canto, y los parabolts están cada 2 metros o menos. En total son 12-13 parabolts. La reunión es sobre una repisa pequeña, que sin ser mala, dos personas entran justas, ya tres sería un poco forzado. Es la peor reunión de la vía. 

Paula iniciando el segundo largo

Paula en los primeros metros del segundo largo

Lucía disfrutando en el diedro del segundo largo


Largo 3, 20 m, V-: Se trata de un largo corto, que según otras reseñas lo ponen de placa de adherencia, incluso lo gradúan de V. Es el segundo mejor largo de la vía. Bajo nuestro humilde criterio, el grado sería como mucho IV+, ya que todo momento hay alguna regleta para manos y pies, y la roca es de gran calidad.  Creo que cualquier escalador que haya escalado en La Pedriza solventará ese largo sin mayores problemas. La reunión es muy cómoda, en una gran repisa. 

Paula en la placa del tercer largo

Lucía terminado la placa del tercer largo

Largo 4, 25 m, IV+: Largo sencillo, con dos pasos puntuales pero ya no es mantenido. ¡Ojo que llegando a la reunión hay un bloque de piedra que se mueve! Reunión en repisa muy cómoda. 

Lucía en uno de los pasitos del cuarto largo


Largo 5, 15 m, V-: Largo corto, con un murito vertical un poco raro, pero bien protegido con parabolts. Reunión final de la vía sobre un gran pino. 

Raúl dándose de primero el quinto largo

Raúl subiendo despacio para que no se termine nunca la vía (¡le gustó un montón!)

Paula en los metros finales, pensando: ¿Cuándo repetimos?

Gran vía, en un entorno espectacular y con compañeros de cordada espectaculares

En el sendero de bajada encontraremos un buzón con un libro de cima.
                       

Descenso: Seguir sendero a mano derecha, y en unos 10 minutos estaremos de vuelta en el Llano de Bozuelo. Todas las reuniones son rapelables, pero yo solo rapelaría desde la R3 hacia abajo. En un rápel en la R4 o R5 se nos podrían enredar las cuerdas con mucha facilidad. 



Se podrían empalmar los largos 4 y 5. Y algo más forzado los largos 1 y 2 (ojo, habría que llevar unas 17-18 cintas). Pero nosotros no empalmamos ninguno porque solo hay contacto visual en el largo 1. Más arriba no lo hay, y estamos en terreno de alta montaña, como se ponga a soplar el viento ya no nos oiríamos. Además, ¿qué necesidad hay de subir más rápido si "tarde no es, y prisa no tenemos"?


Conclusión: Buena vía, de grado asequible, muy bien protegida con parabolts, y en un entorno espectacular. Actividad muy recomendable y disfrutona. 

¡Nos vemos en el monte! 







viernes, 30 de julio de 2021

Escalada en Balneario de Panticosa. "Viaje por el Muro de la Cascada", 250 m, V.

Tras varios meses con el blog desatendido (por falta de tiempo, no de actividad), hoy nos animamos a escribir una entrada sobre una actividad de escalada que nos ha gustado muchísimo, y queremos compartir con vosotros porque es 100% recomendable.

Paula terminado el largo 5
Paula terminado el largo 5.

Se trata de una vía de 8 largos, en el valle de Balneario de Panticosa,  que recorre el muro de la Cascada de Bachimaña, finalizando la vía a escasos metros del refugio de Bachimaña.  La dificultad es muy asequible, con roca de gran calidad y perfectamente equipada con parabolts por la gente de Sendero Límite. El entorno de alta montaña no puede ser más bonito. Gracias a Sendero Límite por otra joya de vía, al alcance de los mortales en esto de trepar paredes. 

A continuación mostramos el croquis de la vía. Autores del croquis http://eskalatzencas.blogspot.com/

Material: Cuerda de 60 m y 12 cintas express, más material para reuniones. 

Horario vía: 3 horas.

Aproximación: Dejamos el coche en el Balneario de Panticosa y subimos por el GR-11 (que parte detrás de la Casa de Piedra) hacia el refugio de Bachimaña. En una media hora alcanzamos los Llanos de Bozuelo, otro lugar maravilloso para escalar. Y continuamos camino arriba. En unos 50-60 minutos habremos alcanzado el Muro de la Cascada de Bachimaña. Nos desviamos del camino y en 5 minutos ya habremos llegado al pie de vía, justo a la izquierda de la cascada de la derecha de la pared.

Vuelta: Por el GR-11 desde el refugio de Bachimaña. Ojo, reuniones NO rapelables. 


Largo 1, 25 m, III+: Placa tumbada, llena de agarres y escalones. Asegurada por varios puentes de roca tallados en la roca (curioso). Nosotros nos lo hemos saltado porque no aporta demasiado y ahorramos tiempo (que tenemos al bebé esperando abajo con los abuelos jeje).

Inicio de la vía, marcado con una cinta.

Largo 2, 15 m, IV-: Largo muy sencillo, protegido con parabolts. Se gana altura rápidamente hasta la segunda reunión.

Inicio largo 2

Largo 3, 30 m, IV: En la misma tónica que el anterior, pero con mayor inclinación. Bien protegido, roca excelente. Largo muy bonito y disfrutón.

Nosotros hemos empalmado el L2 y el L3, sacando un largo de 45 m muy muy bonito.

Empalmando L2 y L3

Paula llegando a la 3º reunión


Que largo tan bonito

Largo 4, 30 m, IV: Para llegar al inicio del L4 hay que andar por una faja herbosa desde la anterior reunión. No tiene ninguna dificultad pero no está de más asegurar de una reunión a otra. La reunión del L4 consiste en un gran puente de roca, laceado con un anillo de cinta muy gordo. De momento está en un estado aceptable. El largo empieza por un espoloncito sencillo, un poco más vertical que los largo anteriores, pero con abundantes agarres y roca de gran calidad. Según vamos progresando la pared va tumbando ligeramente. Bien protegido con parabolts. 

En la R3 bis. Es un gran puente de roca.

Largo 5, 25 m, V: Es el largo clave de la vía. Se trata de un diedro de unos 5-6 m, que desploma ligeramente. En el plano izquierdo del diedro tenemos roca de color negro y en el lado derecho de color blanco. Realmente solo son dos metros de "apretar". Los pies son buenos en todo momento, pero las manos hay un par de metros que no son tan buenas. Una vez pasado ese "apretón" las presas ya son mejores, con más canto. Hay que salirse a una repisa a la izquierda, luego salir a un muro a la derecha (no es difícil pero tiene patio), y por último volver a salirse a otro muro a la izquierda (también con patio). En este largo colocar bien los pies es fundamental, ya que si pretendemos subir tirando de brazos nos vamos reventar. Conviene colocar cintas largas, ya que el largo va buscando las debilidades de la pared y los seguros están colocados un poco en zig-zag. Roza mucho la cuerda. 

 En otras reseñas encontradas en la red hemos leído que "a malas" se puede "acerar" el paso. Incorrecto, no se puede. Hay que ir con V grado bien asentado. La dificultad del largo es bastante mantenida, siendo el inicio del diedro lo más complicado. La siguiente reunión, justo encima del murito donde acaban las dificultades, sin ser mala reunión, no es la mejor para ir cordadas de 3 personas. 

Al pie del paso clave, al inicio del diedro

Saliendo de las dificultades del largo 5

Paula saliendo del paso clave

Largo 6, IV, 30m: La pared ahora vuelve a perder verticalidad, y se asciende por una especie de fisura-canalizo. Protegido con parabolts. Largo muy bonito y disfrutón. Reunión en un gran pino. 
Paula en el largo 6

Un servidor en el largo 6

Largo 7, IV, 20 m: Largo sencillo pero en su inicio bastante vertical, y la pared te escupe un poco para fuera. Los seguros están un poco más alejados que en el resto de la vía. 


Inicio del largo 7

En la reunión 7, muy cómoda por cierto.

Largo 8, III, 30 m: Último y sencillo largo. Muy tumbado, con agarres y algo de adherencia. Se termina casi andando. Protegido con parabolts. 
Paula en los últimos metros de la vía.


Y hasta aquí esta bonita, larga y fácil vía. Es muy disfrutona y bien protegida, pero recordad que esto no es deportiva. Es una pared muy grande, una vía muy larga y un entorno de alta montaña. ¡Nos vemos en el monte!

Oh, ya se ha terminado. ¿Cuándo repetimos?




domingo, 25 de abril de 2021

¿GPS de montaña o Smartphone?

 La tecnología en las últimas décadas ha supuesto una gran revolución en todos los aspectos de la vida. Y también en los deportes de montaña, por supuesto. Sin embargo, creo que no siempre se utiliza de la forma correcta, y en numerosas ocasiones puede dar falsa sensación de seguridad. 

GPS con recepción de satélites GPS y GLONASS

En la entrada de hoy vamos a analizar los pros y contras de orientarse en la montaña con un dispositivo de GPS de montaña o con un smartphone.

No son pocos los montañeros que se aventuran en la montaña, que sin tener los conocimientos suficientes, descargan un track de Wikiloc, lo meten en la App de su Smartphone y tiran  únicamente con eso. GRAN ERROR

En las próximas líneas intentaré explicar por qué .

En la práctica de cualquier deporte de montaña es IMPRESCINCIBLE saber dónde estamos. Y para ello hay que preparar la ruta con un mapa delante, saber interpretar el mapa (saber leer curvas de nivel, etc) y conocer la toponimia de la zona. Y luego, sobre el terreno, hay que saber seguir el recorrido que nos hemos propuesto, por si nos perdemos, o peor aún sufrimos un accidente. En caso de accidente, lo más rápido (si tenemos cobertura móvil) es dar las coordenadas de nuestra ubicación a los servicios de rescate, pero en caso de no tener GPS, con la descripción de la toponimia de la zona, podremos indicar más o menos nuestra ubicación. Es vital conocer el nombre de los picos que nos rodean, del valle en el que nos encontramos, del río que está más cerca, de los pueblos de la zona. Y por supuesto, saber si estamos en la vertiente norte, sur, este u oeste de la montaña. 

Preparación de la ruta en casa:

Al preparar una ruta, debemos calcular más o menos el horario, y es un error fiarse solo de Wikiloc. Wikiloc es una maravilla y tenemos acceso de miles de tracks que otros montañeros han grabado. Pero nunca sabes quién ha grabado ese track, si es "un machaca" o iba en plan dominguero, si se ha equivocado en algún punto de la ruta y ha publicado el track sin depurarlo. Hay que fiarse lo justo de Wikiloc. Por lo tanto lo ideal es descargar el track y trabajarlo un poco sobre algún programa de PC de GPS (BaseCamp u Ozi Eplorer por ejemplo), y una vez estudiado y depurado el recorrido, cargarlo en nuestro GPS (o smarphone).

Para calcular un horario, en montaña lo determinante suele ser el desnivel, no la distancia. Una velocidad de ascenso de 300 m/hora es realista (aunque según el nivel físico del grupo puede variar).

Orientarse en campo:

Durante la actividad, ¿qué es mejor, GPS o Smartphone? 

La respuesta es muy clara: GPS siempre. 

GPS Garmin con mapa topográfico gratuito "Topo Hispania"

Los Smarthpone tienen Apps de uso muy sencillo y muy completo (Wikiloc o ViewRanger por ejemplo) que a simple vista hacen lo mismo que un GPS, pero de manera mucho más intuitiva. Pero entonces, ¿por qué los desaconsejo?

Un Smartphone no está preparado para las condiciones hostiles de la montaña (frío, lluvia, golpes, etc), ni tiene autonomía adecuada para actividades de muchas horas. Un smartphone con la recepción de GPS activada, en el mejor de los casos nunca va a durar más de 8-10 horas. Pero alguno pensará, "y si mi ruta solo dura 5 horas, me da de sobra." Cierto, pero ¿y si te pierdes y la ruta dura mucho más de lo previsto? ¿Y si luego tienes que hacer una llamada de emergencia y has dejado el móvil sin batería?

Pantallazo de la App View Ranger
Pantallazo de la App View Ranger

Los GPS hoy en día tienen precios asequibles (desde 160€ hay dispositivos muy interesantes). Están preparados para aguantar frío, lluvia, nieve, polvo, barro, golpes, etc. Las baterías duran hasta 25 horas funcionando a pleno rendimiento. Además, los últimos modelos no solo captan la red GPS, también reciben señal de la red GLONAS y Galileo (red de posicionamiento por satélite rusa y Europea respectivamente).

Pantalla de rumbo para seguir una ruta en GPS

Pero en cualquier caso, utilicemos Smartphone o GPS, es FUNDAMENTAL saber consultar nuestras coordenadas y saber en qué sistema de coordenadas las estamos leyendo, y en qué sistema de referencia. Si damos las coordenadas en el sistema European Datum 1950 y el servicio de emergencia piensa que las estamos dando en el ETRS89, habrá un desfase de más de 200 metros en nuestra ubicación (que por la noche y dentro de un bosque eso es muchísimo). Da igual si las coordenadas son geográficas o proyectadas, pero debemos saber en qué sistema tenemos configurado nuestro GPS.

Pero...el GPS también puede fallar en un momento dado. Por eso el GPS o Smartphone siempre serán complementarios al mapa en papel y la brújula. SIEMPRE HAY QUE LLEVAR MAPA Y BRÚJULA, y saber usarlos!.


¿Y respecto los relojes deportivos con GPS incorporado? 

Los relojes deportivos tienen mil opciones, y son ideales para registrar la ruta y grabar datos de nuestro trayecto. Pero no sustituyen ni de lejos al GPS o al Smartphone. En un momento dado nos puede ayudar a salir de un apuro, pero requiere muchísimo más conocimiento y práctica de orientación. Nunca lo llevaría como primera opción. 

Coordenadas UTM en el datum WGS84 en reloj Suunto Ambit 3 Peak. 


Para terminar voy resumir los pros y contras de cada elemento anteriormente descrito:


Mapa y brújula:
Es la orientación de toda la vida, y NUNCA debe faltar en nuestra mochila. Porque los dispositivos electrónicos pueden fallar cuando más lo necesitemos (y lo harán, ¡por la ley de Murphy!). 
  • Ventajas: Nunca van a fallar
  • Desventajas: Requiere mayor conocimiento para manejarlos bien. Un cursillo de formación es lo más recomendable.
Dispositivo GPS:
Es el mejor complemento para el mapa y brújula. Nos permite tener la ubicación exacta (Únicamente 2-3 metros de error), podemos grabar rutas o seguir rutas. Buscar waypoints, guardarlos, etc. Son sencillos de utilizar. Pero hay que aprender a utilizarlos. 
  • Ventajas: Facilidad de uso. Aparato mucho más robusto que un smartphone. Pensados para aguantar lluvia, frío, golpes, etc. Autonomía de las baterías (algunos modelos hasta 25 horas). Si se gastan las pilas, con llevar en la mochila un par de pilas nuevas, solucionado. Posibilidad de incluir mapa topográfico u ortofoto.
  • Desventajas: Ninguna
Smartphone:
Hay muchas Apps muy sencillas de utilizar. Y la pantalla del teléfono es mucho más grande que la del GPS.
  • Ventajas: Facilidad de uso, más cómodo para descargar y cargar datos desde internet, cambiar de mapas, etc. Ideal para rutas MUY SENCILLAS Y MUY CORTAS. 
  • Desventajas: poca autonomía de las baterías, no coge red GLONASS ni Galileo. Mucha menos precisión. Dispositivos muy delicados no preparados para montaña. El móvil deberíamos llevarlo siempre en modo avión y con la batería al máximo, por si se diera la necesidad real de utilizarlo, y no gastando batería con el GPS.

Relojes deportivos:
  • Ventaja: Siempre los llevamos encima.
  • Desventaja: Mucho más complicado orientarse con la pantalla del reloj. A la mayoría no se les puede poner un mapa topográfico de fondo.

CONCLUSIÓN:

Desde este blog os recomendamos realizar un cursillo básico de orientación con mapa y brújula (todas la federaciones de montaña suelen hacerlos) y comprar un GPS. Con que nos saque una sola vez en la vida de un apuro, habrá merecido la pena. 
 Como dato: El último GPS que tuve (Garmin Etrex Legend) me costó 160€ me duró 12 años (dándole mucha caña). Creo que merece la pena. 

Y hasta aquí la entrada de hoy. ¡Nos vemos en el monte!

miércoles, 3 de febrero de 2021

¿El casco es necesario en escalada deportiva? SIEMPRE

 Hoy quiero dar mi opinión personal sobre un tema polémico en el mundo de la escalada: El uso del casco en la escalada deportiva, un elemento de seguridad tan importante, quizás el que más, pero que  su uso está muy poco extendido. 

Es normal el uso de casco en disciplinas como alpinismo, escalada en hielo, espeleología, etc. Pero no ocurre lo mismo en la escalada deportiva, donde desgraciadamente muy poquitos somos los que lo utilizamos. Además, el ambiente relajado de las escuelas de deportiva o rocódromo no ayuda.   Y es que, tengo la sensación de que el uso de casco está "ridiculizado" dentro del mundillo,  siendo considerado como algo de novatos. Por eso hay creada una falsa sensación de seguridad, y que mucha gente que se inicia en este precioso deporte ni se plantee su uso. 

Sin embargo, creo que es un error tremendo. Así que a continuación expongo los argumentos a favor y en contra del uso de casco. 

A pie de vía, tampoco debemos quitarnos el caso


Argumentos a favor:

El casco aporta seguridad, eso es innegable. Ahora cito una serie de situaciones totalmente reales, en las que un casco podrá salvarnos la vida o reducir notablemente la gravedad del accidente. 

¿De qué situaciones nos puede salvar un casco en una escuela de deportiva?

  • Caída de piedras
  • Caída de material (mosquetones) de alguna cordada que esté más arriba.
  • Volteo en una caída por engancharse el pie con la cuerda al subir de primero.
  • Golpe contra un saliente de la roca, tanto de primero como de segundo.
  • Golpe contra la pared al hacer péndulo (tanto de primero como de segundo) especialmente en diedros. 
  • Rotura de una presa y golpeo en la cabeza con la roca.
  • Picar suelo en caída fatal.
¿Y en rocódromo?
Pues escalando de primero, salvo los dos primeros motivos, el riesgo es el mismo.  Es cierto que escalando en vías autoasegurado, el riesgo disminuye mucho, pero tampoco estamos libres de sufrir alguna de estas situaciones:
  • Golpeo contra un volumen del plafón.
  • En caso de que en la vía de al lado estén escalando de primero, que el escalador vecino caiga encima de nosotros.
  • Fallo humano o fallo del mecanismo de autoseguro y picar suelo. Poco probable, pero ya ha pasado más de una vez (rocódromo de Climbat, Alcorcón en diciembre de 2020 y Leganés 2019).
¿Estas situaciones son poco probables? Sí, pero suceden, y más de lo que pensamos. 

Acostumbrarse a llevar casco es lo ideal. Si nos acostumbramos a llevarlo en el rocódromo, el día que salgamos a la roca nunca se nos olvidará ponérnoslo. Al igual que cada vez que me subo a un coche, me pongo el cinturón sin pensarlo, cada vez que despego los pies del suelo tengo que llevar casco, y si no, siento que algo me falta.

Los cascos de hoy en día son muy cómodos y ligeros. No ponerse casco porque es incómodo o da calor es un excusa muy mala. El peso tampoco es excusa, hoy en día hay cascos por debajo de los 200 g.

Argumentos en contra:

  • Falta de estética. ¿En serio? Sí, en serio, conozco mucha gente que no se lo pone por eso. Y la estética cuando hablamos de un deporte de riesgo no debería ser NUNCA un motivo. Además, ¡hoy en día venden cascos chulísimos!
Pero entonces si es tan evidente los beneficios de usar caso,  ¿por qué los rocódromos indoor, que están tan en auge, no lo hacen obligatorio?

Esta pregunta habría que hacérsela a los dueños de los rocódromos, pero para mi la respuesta es muy clara: Por una cuestión de MARKETING. La escalada por su naturaleza es un deporte de riesgo, y si además el uso de caso es obligatorio, más público sería reacio a probarlo. Al no ser obligatorio se tiene la falsa percepción de que es más seguro. Ocurre exactamente los mismo con el esquí. El uso de casco no es obligatorio porque la estaciones quieren dar mayor sensación de seguridad.

Conclusión

Haciendo un pequeño esfuerzo de llevar casco, nuestra seguridad aumenta notablemente. No hay motivos para no llevarlo. 
                                         
Y hasta aquí la entrada de hoy. ¡Nos vemos en el monte!

sábado, 5 de diciembre de 2020

Winter is coming!

 Después de muchos meses esperando, por fin ha llegado de nuevo el invierno. Y es que nuestras montañas empiezan a vestirse de blanco. Se acerca la Navidad, esa época del año tan especial, y en las montañas el elemento blanco poco a poco llena de magia el ambiente. Para algunas personas entre las que me incluyo, ver nevar es mágico, podemos quedarnos horas y horas mirando como los grandes copos de nieve caen lentamente y en silencio desde el cielo. Algo tiene la nieve, algo que no sé explicar. 

Y es que la temporada pasada el maldito COVID nos dejó sin primavera, esa época magnifica para disfrutar del esquí de montaña. Pero al menos pudimos disfrutar de más de 20 salidas con esquíes, de las que guardamos un pequeño recuerdo en este vídeo resumen., de nuestro invierno en el Valle de Tena.

¡Qué lo disfrutéis!


viernes, 5 de junio de 2020

Día Mundial del Medio Ambiente (reflexión)

Hoy 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente. Y aprovecho esta ocasión para compartir mi reflexión personal. 



Y es que durante los últimos años parece que cada día es el Día Mundial o Internacional de algo (Día de la Tierra, de lucha contra el cáncer de mama, día del autismo, día de la igualdad de género, etc.). Y mucha gente pensará, qué tontería esto de hacer un día para cada cosa.  Pues no es ninguna tontería, el único objetivo es crear conciencia en la sociedad sobre algún tema concreto que debería tener cierta importancia en nuestras vidas. Y aunque solo sea durante un día al año, que ese tema tenga un poco más de visibilidad en los medios de comunicación, redes sociales y campañas de concienciación, ya es todo un éxito.

Por supuesto que no todos los Días de algo son igual de relevantes. Cada uno tiene su escala de prioridades, pero al menos para mí, el Día Mundial del Medio Ambiente es uno de los más importantes. 

Una breve y reducida definición de medio ambiente sería el conjunto de circunstancias o factores físicos, biológicos y abióticos que rodean a los seres vivos e influyen en su desarrollo y comportamiento. Es decir, incluye todas las relaciones que el ser humano tiene con el medio que nos rodea. No es simplemente el "campo" o la naturaleza como muchos urbanitas podrían pensar. Y el ser humano es el actor que más capacidad tiene para modificar e intervenir el medio que nos rodea, pero desgraciadamente lo estamos haciendo muy mal, y estamos perjudicando gravemente al medio con nuestra actividad humana. El medio ambiente nos afecta a todos y forma parte de todo lo que hacemos en nuestra vida ya sea directa o indirectamente, por ello no podemos mirar hacia otro lado, ¡debemos actuar ya! ¡Por eso es tan importante el Día Mundial de Medio Ambiente!


Cualquiera que haya estudiado poblaciones de animales conoce perfectamente que toda población tiene unos niveles óptimos de densidad, y que si se superan esos niveles (sobrepoblación) el alimento y agua empezará a escasear, la relaciones entre individuos serán más tensas, las defensas se reducirán y con una alta probabilidad llegará una enfermedad que regulará la población hasta alcanzar de nuevo niveles óptimos. Todo esto está muy estudiado en las poblaciones cinegéticas, o en las piscifactorías. 

Y precisamente la terrible situación sanitaria que estamos viviendo en esos días, quizás es resultado de la excesiva presión que hacemos los seres humanos sobre la madre naturaleza. Somos muchos millones de personas en el planeta, y muchas de ellas vivimos con un nivel de vida muy alto, y en otro países en vías de desarrollo luchan día a día por acercarse al nivel de vida de los países ricos. Cada vez somos más, exigiendo más recursos a la Tierra. Y hasta aquí hemos llegado, ha aparecido una enfermedad nueva que ha puesto en jaque a todo el mundo. 

¿Ha sido una especie de castigo de la Tierra? ¿Ha sido una regulación natural de la población? Pues igual sí, o igual no, es imposible saberlo.

  Pero sin duda el planeta ha respirado un poco durante estos 3 meses de parón de actividad humana, y nuestro comportamiento, en parte, también ha cambiado (aunque haya sido forzosamente). Y ahora tenemos una oportunidad única para cambiar algunos pequeños hábitos de nuestra vida, que irán en beneficio del medio ambiente, y por lo tanto de todos nosotros. No estoy hablando de austeridad, simplemente de reducir un poco nuestro nivel de consumo, y de hacer algunos pequeños cambios. Algunos a nivel individual, otros deberán ser a nivel de sociedad.

Por ejemplo, el teletrabajo en España ha entrado de forma forzosa (en muchos países de Europa era ya muy habitual, pero no en el nuestro). Y se ha demostrado que una cantidad inmensa de trabajadores pueden realizar perfectamente su trabajo desde casa. El teletrabajo es la fórmula perfecta para reducir emisiones y además favorecer la conciliación familiar. Aprovechémoslo para mejorar como sociedad. 

También los desplazamientos en bicicleta han aumentado exponencialmente. Tanto de gente para hacer deporte (al estar los gimnasios cerrados) como para utilizarlo como medio de transporte evitando el transporte público. Es genial, ojalá las ciudades españolas se adapten y acostumbren al uso de la bici al igual que ocurre en otras muchas ciudades europeas. 

Además nos hemos dado cuenta, después del confinamiento que hemos tenido, que con muy poquito se puede ser feliz. Por ejemplo, nos hemos dado cuenta del inmenso valor que tiene dar un simple paseo por el parque con familiares o  amigos. Podemos y debemos aprender a disfrutar de las pequeñas cosas. Para nuestro tiempo de ocio no es necesario consumir productos y servicios como quizás hacíamos antes. ¡Que no se nos olvide que las cosas importantes de la vida no son cosas!

He enumerado simplemente 3 pequeñas cosas que creo que serían relativamente sencillas de asimiliar tanto a nivel individual como de sociedad, y en cambio el beneficio ambiental sería inmenso. 

Y a ti, ¿qué cambios se te ocurre que podríamos realizar?



Y hasta aquí la reflexión. ¡Nos vemos en el monte!


sábado, 23 de mayo de 2020

Cerro de San Pedro, reencuentro con la montaña tras 70 días confinado

Después de 70 días de confinamiento he tenido la fortuna de poder salir a disfrutar durante unas horas de la montaña y la naturaleza. No he hecho ninguna actividad destacable en cuanto a altura, dificultad o esfuerzo físico. Pero la experiencia ha sido absolutamente maravillosa, y por ello os la quiero contar.

Desde el pasado lunes 18 de mayo los federados en montaña tenemos la gran suerte de poder desplazarnos por toda la provincia para realizar actividad deportiva, aunque estemos en fase 0 y 1.  Eso sí, siempre dentro delas franjas horarias, desde que salimos hasta que volvemos a casa. Medida que agradecemos infinitamente los federados pero que por otro lado me parece súper injusta. Lo único que me diferencia a mí de cualquier otro montañero que no está federado es que yo he pagado la licencia federativa este año. Ello no me hace ser mejor montañero, pero sin embargo sí tengo más derechos...No lo entiendo.

Así que a pesar de la injusticia, decidí hacer uso de mi privilegio de federado. El sábado sí o sí me iba a dar una vuelta rápida por la sierra. Se lo dije a mi padre (también federado), pero dijo: uff, madrugón y luego a las 10 ya hay que estar en Madrid...mejor esperamos a la semana que viene que con el cambio de fase será más sencillo. 

Bueno pues resulta que ya no podía esperar más, llevamos 70 días esperando. Nos pasamos la vida esperando a que sucedan cosas fugaces. Esperamos toda la semana a que llegue el fin de semana, esperamos todo el año que lleguen las vacaciones de verano. Esperar, esperar y venga esperar. Pues yo no podía esperar más, y iba a utilizar este privilegio que tengo como federado. Además, como decía mi abuelo: lo peor que se puede tener en esta vida es PEREZA.

6:00 am
Salgo de casa, me monto en el coche, pongo "la lista de Pablo" en Spotify y la primera canción en sonar es "Voy a pasármelo bien" de Hombres G. El día promete. 

Llego al aparcamiento del Cerro de San Pedro a las 6:40 am. No hay ningún coche. Y medio aparcamiento ha desaparecido, lo ha colonizado la vegetación. Salgo del coche sin mascarilla (la primera vez en 70 días ¡qué estoy al aire libre sin mascarilla!). Sólo la sensación de estar respirando aire limpio y sin mascarilla ya es de libertad, es diferente, es...¡una pasada!


Empiezo a subir por la ruta normal. Ya ha amanecido, pero aún no ha salido el sol. Estoy justo en lo que se conoce en fotografía como "la hora mágica", que es media hora antes y media hora después de la salida y puesta del sol. En ese momento la luz es mágica.


Y yo estoy subiendo una montaña, en soledad absoluta, con una luz mágica viendo como poco a poco el sol gana terreno a la noche. El campo está lleno de flores, son praderas de flores. Unas moradas, otras blancas, otras amarillas. Huele a cantueso y a tomillo. Se escuchan decenas de pájaros, y de insectos. Son todo sensaciones que llevaba mucho tiempo sin sentir. La vegetación se está comiendo los caminos por el nulo tránsito de seres humanos.  A lo lejos veo el embalse de Santillana rebosante de agua. Y al lado La Pedriza, y detrás La Maliciosa, Bola del Mundo, Valdemartín, Cabezas de Hierro, Bailanderos, Asomaté Hoyos, La Najarra, el Mondalindo...¡Lo veo todo! Y me parecen montañas mucho más grandes e imponentes que hace 2 meses. Y me parecen mucho más bonitas. ¡Qué bonita es la Sierra de Guadarrama! Y sólo a 45 min en coche de Madrid. ¡No somos conscientes del tesoro que tenemos lo madrileños!





Y con esos pensamientos en 35 minutos alcanzo la cima del Cerro de San Pedro, totalmente solo. ¡Hoy esta montaña es mía! Al llegar a la cima (7:15 am) el sol ya ha salido. Disparo un montón de fotos, quiero captar este momento para el futuro.  Al poco rato llegan otros 3 montañeros. Charlamos un rato sobre lo afortunados que somos al estar federados. 


Antes de las 10:00 tengo que estar de vuelta en casa, pero aún voy bien de tiempo. Me siento y contemplo el paisaje durante unos minutos más. El sol ya ha levantado sobre el horizonte y después de lo que he visto me sabe a poco. Hasta la siguiente hora mágica (al anochecer) mis vistas no van a mejorar. Así que bajo hacia el coche, medio corriendo. Durante la bajada me cruzo con una docena de personas, otros privilegiados como yo.  



Con una sonrisa de oreja a oreja vuelvo a Madrid y a las 9:00 am estoy entrando en casa, y Paula aún sigue durmiendo. 

Y ahora me pregunto yo: ¿Por qué la gente está tan ansiosa de que abran los bares, las terrazas, las discotecas y los centros comerciales? Insisto, los madrileños no sabemos el tesoro que tenemos con nuestra sierra.

Y hasta aquí la entrada de hoy. ¡Nos vemos pronto, en el monte!





miércoles, 20 de mayo de 2020

Compañeros de cordada (relato corto)

Queridos lectores, hoy publicamos una nueva entrada, un poquito diferente de nuestro contenido habitual. Se trata de un relato corto, que ha escrito mi amiga Lucía de la Fuente (que por cierto, os invito a conocer su blog de literatura El Baúl de los Remiendos, que merece mucho la pena visitar y  leer algunos de sus relatos y poesías). Ella ha desarrollado y dado forma literaria a una idea que le di, que tiene lugar en el Aneto. La historia y los personajes son ficticios, pero con inspiración en una cordada de montañeros de avanzada edad que conocí en la cima de la Torre de los Horcados Rojos (Picos de Europa).

El relato lo hemos presentado a la VI Convocatoria del Concurso de Desnivel de Relatos Cortos de Montaña. Ahora lo compartimos con todos vosotros esperando que os guste y que disfrutéis de su lectura. 


Compañeros de cordada

    Aún no ha amanecido y las linternas frontales de decenas de montañeros adornan las faldas del imponente Aneto con un hilo de titilantes luces. Es 8 de julio y probablemente más de 100 personas pisarán hoy la cima de esta montaña. Para algunos será su primera vez, pero con experiencia o sin ella, todos tienen ese nerviosismo y la ilusión que siempre acompañan en una ascensión así. Y es que sin duda, el Aneto es el Rey del Pirineo. Es la cima más alta, tiene el glaciar más grande y es el pico que marca un antes y un después para cualquier montañero y amante de los Pirineos.

Aneto y su glaciar desde La Maladeta Oriental

    Aún no ha despertado el día y Fausto, ingeniero de montes ya jubilado y montañero experimentado, apaga el despertador a las 4:30 de la mañana, aunque lo cierto es que llevaba despierto ya más de media hora. Incluso para él, que repite este ascenso todos los años, resulta difícil conciliar el sueño la noche anterior.

    Fausto y Santiago se conocieron durante su servicio militar en Vitoria en 1969.Tras confesarse ese amor en común que ambos sentían por la montaña, en 1972 hicieron su primera ascensión al Aneto juntos como compañeros de cordada, y recordar las condiciones en las que lo hicieron supone, cuanto menos, hacer un auténtico viaje en el tiempo. Durante casi 50 años han compartido mucho más que una cuerda: han sufrido en las alturas y han mirado a la muerte de frente, pero también han saboreado juntos la gloria de hollar grandes cimas.

    Aquel primer ascenso al Aneto se convirtió pronto para ambos en algo más que una tradición que todos los años preparaban juntos para el mes de mayo, dado que la experiencia con esquí de montaña es mucho más gratificante que alcanzar la cima caminando en pleno verano. Pero desde hacía ya 7 años tuvieron que cambiar la fecha de su cita al mes de julio y subir a pie a través de su glaciar y sus eternas pedreras. A Fausto le dolía ver cómo los años se habían cebado con sus rodillas mientras que el Aneto permanecía allí, impasible al paso del tiempo.

    Respira, se prepara y como cada año, da comienzo la larga ascensión desde La Besurta.

    Santiago era muy testarudo. A pesar del fatal diagnóstico del médico, él se empeñó en no faltar a su cita anual por mucho que Fausto insistiera en no subir a la montaña este año.

-          -  Santiago, hay millones de cimas esperándonos con los brazos abiertos. Este año puede ser cualquier otra, no tiene que ser necesariamente el Aneto.- Le proponía Fausto.

-          -  Aunque lo tengas que hacer tú por los dos, el Aneto no puede echarnos de menos.

    Y así, entre recuerdo y recuerdo, le van ganando metros al camino hasta pasar el refugio de La Renclusa.

    Amanece. Fausto apaga la linterna frontal y observa cómo los rayos de sol le han quitado el sitio a la noche y ya iluminan los Picos Malditos. Mira la gran rampa que tienen por delante y hoy por primera vez en su vida le parece eterna. Como si le faltara la mitad de su cordada. Poco a poco van enlazando zetas mientras observa cómo jóvenes montañeros les toman ventaja a un paso mucho más vivo. Con mucho esfuerzo, y empleando mucho más tiempo de lo que en él es habitual, alcanzan el Portillón Superior.

    A lo lejos se vislumbra el imponente y siempre elegante Aneto, pero con su glaciar cada vez más mermado.

-          -Si te hubieran conocido cuando lo hice yo… - Murmura Fausto con tristeza. Sus palabras son inaudibles para los demás. Sólo la montaña es testigo de su lamento.- En fin. Deberíamos seguir.

    Pero Fausto prefiere disfrutar de la visión durante unos instantes más, con la misma ilusión con la que lo hizo hace más de 40 años. Numerosos montañeros les adelantan mientras el viejo espera aún un momento. No quiere dejar de mirarlo mientras una cautelosa lágrima se le escapa de los ojos.

    Sabe que no puede seguir. Es un esfuerzo demasiado grande que hoy por primera vez en su vida no va a poder afrontar. Una máxima de la seguridad en la montaña es que si no se dan las condiciones, es mejor renunciar a la cima y volver en otra ocasión, porque la montaña seguirá estando ahí. Y Fausto lo sabe. Lo que también augura es que quizás sea él quien nunca más pueda volver a subir hasta la cumbre. Disfrutará de otras montañas más modestas, de paseos por los bosques y valles, pero los achaques a sus 77 años probablemente no le dejarán alcanzar la cima del Rey nunca más. En silencio, echa un último vistazo a su querido Aneto y antes de dar media vuelta para emprender su descenso saca una antigua fotografía del bolsillo derecho de su pantalón.

-              - Juntos, como siempre. Pero este año me ha faltado tu mitad, compañero.

    Fausto emprende el camino de vuelta en solitario, como lo hará a partir de ahora todos los años que a él le queden, aunque ya nunca más en su amado Aneto.




sábado, 16 de mayo de 2020

Montaña y COVID-19. Opinión personal.

Buenas tardes queridos lectores.
Hoy vuelvo con otra reflexión sobre algunas de las medidas que se están tomando en la desescalada de esta gran crisis sanitaria, y que están agitando mucho las redes sociales del mundillo montañero.



Primero un breve resumen del contexto actual:

Resulta que en los municipios que ya hayan tenido la suerte de pasar a la fase 1, se pueden hacer reuniones de hasta 10 personas en domicilios particulares, se puede salir del municipio de residencia para ir a una instalación deportiva de otro municipio (polideportivo por ejemplo) y se puede ir a una terraza de un bar con el aforo limitado (incluso de otro municipio).

Pero resulta que no puedo ir a otro municipio para hacer senderismo, escalar, montar en bici o practicar otro deporte de montaña, aunque vaya en solitario. Sin embargo si contrato los servicios de un guía o de una empresa de turismo activo activo sí que puedo.

Y segundo, mi opinión personal:

Seguramente yo de forma habitual paso mucho más tiempo libre en el monte que en mi casa, pero entiendo que si por una cuestión de seguridad de nuestra salud debemos esperar algunas semanas más para salir al monte, pues podremos esperar.

Pero no tiene ningún sentido que yo espere para salir al monte cuando se permite una barbacoa de 10 amigos en un jardín particular, cuando esas personas habrán estado con otras 10 el día anterior y el anterior. 

Tampoco tiene ningún sentido que se permita acudir a la montaña a un cliente que ha contratado los servicios de un guía y sin embargo a un montañero que va por libre no pueda ir.  En este caso el argumento es que hay que reactivar la economía, y los guías viven de ello. ¿Pero entonces es un criterio de seguridad de nuestra salud o es puramente  económico? De alguna forma ¿ Se está limitado la montaña a los más pudientes? ¿Quién dispone de 200€ para pagar un guía tiene más derecho que el que no los tiene para subir al Aneto esta primavera? (Estoy suponiendo que ambas personas viven en un municipio en fase 1, y dentro de la misma provincia que el Aneto).

Esperemos que muy pronto podamos volver a disfrutar TODOS de las montañas y aunque algunas normas a veces nos parezcan absurdas, por favor vamos a respetarlas, es la única forma de salir de ésta.

¡Nos vemos pronto, en el monte!

Si quieres puedes dejar un comentario.




Viviendo la Montaña

Viviendo la Montaña