viernes, 12 de diciembre de 2014

Ascensión al Toubkal (4.167 m), techo del norte de África

El Toubkal es la montaña más alta de la cordillera del Atlas, situada a una hora en coche  de Marrakech. Se trata de un cuatromil muy sencillo técnicamente, pero que tiene el aliciente de ser la cumbre más alta del norte de África, y que está en un país exótico. Una expedición a Marruecos a nadie le deja indiferente. A unos nos gustará más y a otros menos, pero el cambio de cultura que encontramos a tan solo 15 km de España es abrumador, y merece la pena conocerlo.

Paula saliendo de la canal NE del Ras, con el Toubkal detrás.

Por esos motivos decidimos organizar una expedición al Toubkal en Semana Santa de 2010. El grupo lo formábamos Camila, Sergio, Lola, Paula y un servidor.

Si nuestro objetivo solo es subir al Toubkal y vamos en avión hasta Marrakech, con solo 4 días desde España es posible hacerlo. Nosotros a parte del Toubkal teníamos más objetivos montañeros y también turísticos, así que estuvimos una semana entera. 


La ascensión empieza desde Imlil. Se trata de una pequeña aldea en el corazón del Alto Atlas situado a una altidud de 1.740 m. Allí podremos encontrar multitud de tiendas donde comprar comida, lugares donde alojarnos, e incluso tiendas donde alquilan material de nieve (crampones y piolet). Imlil está situado a poco más de 60 km de Marrakech. Nosotros fuimos desde Marrakech en taxi, donde nos montamos en el mismo coche (Mercedes antiguo) nosotros cinco más el conductor más los petates y macutos. En España todo eso es imposible que entre en un mismo coche, pero en Marruecos si. No recuerdo el precio del taxi, pero era muy barato. Se suele negociar antes de empezar el trayecto.


Imlil nos recibe con un bonito paisaje

En Imlil no teníamos alojamiento reservado, pero según llegamos al pueblo, un hombre nos ofreció su casa para dormir. Allí nos fuimos los cinco, y en una agradable casa pasamos la noche, con cuscús y desayuno incluido, por unos 10 €/pers. El mismo dueño de la casa nos buscó unos muleros para portear al día siguiente los macutos, hasta donde empezaba la nieve. Con los muleros, como con todo, hay que regatear el precio. Creo que eran unos 10 €/pers subir y bajar.

Típica casa árabe de Imlil

A la mañana siguiente quedamos temprano con el mulero. Hasta el refugio del Toubkal son unas 5 horas de aproximación. El camino es muy sencillo, pero hay que salvar mucho desnivel (1.400 m) y es una jornada larga. Cargamos todos los macutos en las mulas y empezamos a andar sin llevar peso.

Nos despedimos de Imlil hasta dentro de 3 días


Camila y Lola

El camino pasa por dos pequeñas aldeas, y en varios puntos encontramos vendedores ambulantes de refrescos y agua, e incluso te preparan un zumo de naranja exquisito en mitad de un secarral. Un puntazo.

Ingenioso sistema de refrigeración

¿un zumito?

Pasando por una de las aldeas...


A unos 30 min del refugio, ya hay nieve y las mulas no pueden continuar. Seguimos nosotros, ahora si, cargando el macuto, y el mulero se da la vuelta con sus mulas. En pocos minutos llegamos a nuestro primer objetivo: el refugio, a 3.200 m. 

 Paula llegando al refugio

 Qué bien sienta un té verde calentito


El refugio del Club Alpino Francés

Existen dos refugios, uno al lado del otro. Uno es el Luis Nelner (del Club Alpino Francés de Casablanca) y otro es él de Les Mouflons.  Nosotros fuimos al segundo porque habíamos oído que el del Club Alpino Francés estaba muy viejo, muy masificado y que era muy frío.  Teníamos hecha una reserva por internet y en principio íbamos a pagar el precio que ponía en la web. Pero al día siguiente, hablando con otros montañeros alojados en el refugio, nos dimos cuenta que cada uno pagaba un precio distinto, bastante más barato al nuestro. Así que tuvimos que regatear con el dueño para que no nos engañara (es Marruecos, se regatea absolutamente para todo). El refugio por dentro está muy bien, no tiene nada que envidiar a un refugio europeo (al menos en el 2010, ahora desconozco su estado).

Ruta normal del Toubkal.

Al día siguiente  empezamos a andar justo al amanecer (sobre las 7:00). Día soleado y frío. Salimos del refugio y cogemos la huella que sube al Toubkal (una autopista). La nieve está helada. Subimos con crampones. Se nota la altura. No hemos pasado muy buena noche, y nos sentimos más fatigados que de costumbre. Al pasar las primeras rampas empinadas hacemos un primer descanso. A unos 3.600 m empiezo a tener dolor de cabeza, pero de momento es soportable. Seguimos con paso lento pero continuo. De momento todo el camino discurre por la sombra, estamos en la cara norte, y hace mucho frío.

 Nieve muy dura en las primeras rampas

Lola 

Paula

Al llegar al collado que separa las cimas del Toubkal (4.167 m) del Toubkal Oeste (4.030 m), el viento empieza a soplar fuerte. Como consecuencia del viento, la ladera en esa zona ha perdido toda su nieve,  ahora es un larga pedrera. Pero a cambio, el sol aparece calentando nuestro cuerpo.

¡ Por fin salimos al sol!

Camino recorrido

Pedrera sin nieve. Mucho viento. Ya queda poco.

Paula y la cima detrás. El último esfuerzo.

Hasta la cima no volvemos a pisar nieve. Llegamos a la cima con un fuerte viento, cansados, pero con la satisfacción que da coronar el techo del Atlas, y además para Paula, Camila, Lola y Sergio tiene un significado especial: ¡es su primer cuatromil!

Vídeo de Paula llegando a la cima

Instantes después llegan Sergio, Lola y Camila. ¡Ya estamos todo el equipo!


Hasta la cima desde el refugio han sido unas 4 horas.  Momento de fotos, enhorabuenas, un tentenpié y para abajo.
Cima del Toubkal (4.167 m)

Al sur, entre la bruma, vemos el desierto.


Al oeste podemos ver el Timesguida y el Ras con su corredor NE (objetivo del día siguiente)

Paula iniciando el descenso. Ras y Timesguida detrás.

Durante la bajada, casi de paso, con solo un poco más de esfuerzo, nos desviamos para subir al Toubkal Oeste (4.030 m) y coronamos nuestro ¡segundo cuatromil del día!. 

Toubkal y la pedrera final desde la cima del Toubkal Oeste.

Grandes contrastes entre las escarpadas montañas nevadas, las montañas de abajo secas y marrones, y el desierto al fondo en el horizonte.


Después continuamos la bajada hasta el refugio, y ahora la nieve está húmeda. Aprovechamos las últimas rampas para bajar haciendo "culing" y alguno para romperse el pantalón ya de paso, jeje.

Ya podemos ver los dos refugios abajo.

Según llegamos al refugio, Sergio y yo, agotados, nos vamos a dormir con dolor de cabeza y malestar general. La altura nos pasa factura a los chicos, mientras las tres chicas disfrutan de una tarde relajada tomando té moruno y con la cima del Toubkal en su memoria...

Al día siguiente subimos al Ras, pero eso es otra historia que contaremos más adelante...

¡Nos vemos en el monte!






4 comentarios:

  1. me gusta subir las montanas siempre estoy buscando las montanas mas famosas del mundo .Gracias por este blog excursiones en estambul

    ResponderEliminar
  2. well done for having climbed mount toubkal in Morocco

    ResponderEliminar
  3. Somos una organización familiar de guías de montaña con base en Imlil a los pies del Toubkal.Soy guía acompañante de montaña y poseo el diploma de la Real Federación Marroquí de Guías.soy un jovén béreber y vivo en Imlil en el Alto Atlas Marroquí. Os ofrezco mis servicios y conocimiento de la zona para vuestro viaje a las montañas y el desierto  de Marruecos. Tengo un Albergue CASA BERBER tradicional en Imlil, donde estareis muy cómodos y tranquilos y nos encargamos de todo lo necesario para vuestra estancia. Tenemos el placer de contar con numerosos amigos y clientes españoles
    www.toubkalaventura.es

    ResponderEliminar
  4. Somos una organización familiar de guías de montaña con base en Imlil a los pies del Toubkal.Soy guía acompañante de montaña y poseo el diploma de la Real Federación Marroquí de Guías.soy un jovén béreber y vivo en Imlil en el Alto Atlas Marroquí. Os ofrezco mis servicios y conocimiento de la zona para vuestro viaje a las montañas y el desierto  de Marruecos. Tengo un Albergue CASA BERBER tradicional en Imlil, donde estareis muy cómodos y tranquilos y nos encargamos de todo lo necesario para vuestra estancia. Tenemos el placer de contar con numerosos amigos y clientes españoles
    www.toubkalaventura.es

    ResponderEliminar

Viviendo la Montaña

Viviendo la Montaña