miércoles, 23 de octubre de 2013

Collado Jermoso (2.064 m) por el Sedo de la Padierna


Aprovechando un espléndido fín de semana de octubre de 2011, subimos al Collado Jermoso con la intención, en esa misma tarde,  de encaramar bien la Torre del Llambrión o bien la Torre de la Palanca. En  el  disfrute del camino, se nos echó un poco el tiempo encima y tuvimos que conformarnos con ascender a la más modesta, pero no por ello menos  impresionante, mirador de la Torre de las Llastrias.    




Partimos del Valle de Valdeón,  donde pasamos noche, y subimos hasta el puerto de Pandetrave, donde tomamos la pista que sale a mano izquierda, dirección subida, que se dirige al Collado de Valdeón (1.779m).

Se alcanza la Fuente de Pedavejo y unos metros más adelante se adivina, a mano izquierda la canal que lleva el mismo nombre.  Las dos fotos siguientes en realidad corresponden al día siguiente en que bajamos, pues esta parte de la subida la hicimos inmersos en una niebla que  iba y venía. En esta primera, en caída a la canal, la mole del Tiro de Pedavejo (2.189 m). 


La pista que nos ha subido hasta el Collado de Valdeón se pierde en tierras cántabras hasta  llegar a Fuente Dé.


La Canal de Pedavejo  es corta pero empinada.


 Remontamos la Canal y en lo alto de la Vega del Liordes, empieza a disiparse la niebla, y de forma fantasmagórica, aparecen: en el centro Torreblanca (2.617 m), a la izquierda  Madejuno (2.513 m), la vaguada de Tiros Casares y Torre del Hoyo Oscuro (2.417 m). A la izquierda Tiro Tirso (2.639), Torre Casiano del Prado (2.613 m)   y la pirámide de la Torre de las Minas de Carbón (2.595 m).


Y si miramos hacia abajo, la mágnífica  planicie de la Vega del Liordes (1.868 m).



 Y a nuestra izquierda los contrafuertes de la Torre Salinas (2.447 m).

Apenas sin darnos cuenta, andando por  este paisaje lunar que aparecía y desaparecía, llegamos  al Collado de la Padierna (1.963 m) donde divisamos el corazón del macizo occidental: la cara Sur de la Peña Santa (2.596 m).    


Aquí comienza el Sedo de la Padierna que nos conducirá a las Colladinas.



El camino labrado en la roca (sedo) , es cómodo y ancho. Con las precauciones necesarias en estos entornos ,sin hielo o nieve,   se puede transitar  por él sin mayor problema.  A la izquierda de Peña Santa, aparece  Torre Bermeja (2.393).


Remontada la primera Colladina y antes de la segunda nos ponemos en la base de la piramidal Torre de las Minas de Carbón (2.595 m).

A la izquierda de la Torre el Hoyo de los Llagos.



La segunda Colladina es un balcón excelente para observar la cima de la Torre de Friero (2.443 m).



Última Colladina ¡enfrente el refugio! y volvemos a sumergirnos en la húmeda niebla.

El refugio se encuentra ubicado en un lugar sencillamente asombroso. En frente de todo el macizo Occidental y en una caída directa a lo más profundo del Cares. Sus atardeceres  no son de este planeta. Por algo a este collado le denominan Jermoso.   



El refugio es propiedad de la Federación Leonesa de Montaña. Aunque es pequeño se ha reformado bastante (por lo visto estuvo a un pelo de ser derribado) y dentro de su sobriedad cumple los parámetros de un refugio no nuevo, reformado, de alta montaña. Con la primera luz de la mañana, se ven muy bien el camino de acceso por las Colladinas.


En frente de refugio la Torre de Friero en su totalidad, con las dos canales norte que la surcan.


Otro acceso al refugio, mucho más directo y con gran desnivel, es  por el  Congosto,  que  sale justo por debajo del refugio y va a salir directamente a la canal de Asotín  y de allí  a Cordiñanes.



¡Nos vemos en el monte!

1 comentario:

Viviendo la Montaña

Viviendo la Montaña